lunes, 8 de agosto de 2011

"La cosa está mal"...

...parece ser la excusa del nuevo gobierno para los recortes (algunos de ellos muy necesarios, pero los más necesarios no se llevan a cabo).
El otro día visitaba yo la colegiata de San Pedro de Cervatos, porque los recortes también afectan a mis viajes, y pude comprobar hasta dónde llega esto de que la cosa está mal.

Al parecer, según la guía (porque en julio y agosto la colegiata está abierta previo pago de un módico precio (2€) por una visita guiada), el conjunto de iglesias de la zona, conjunto a la sazón muy importante e interesante del patrimonio de Cantabria y, por supuesto, en mi opinión (y la de la guía), aliciente para la entrada de turismo a la región; como decía, la guía contaba que el anterior gobierno (con sus cosas), tenía adjudicada cada año desde un tiempo atrás una partida exclusivamente destinada a la manutención de guías y otros gastos en vías a que las iglesias permanecieran abiertas al turista. 
Y, al parecer, también según la señora guía, con el cambio de gobierno, ni siquiera se había reunido éste con el obispado, por lo que las distintas iglesias se habían arreglado cada una como pudo: una cobrando entrada, otra cerrando sus puertas...


Nuestro nuevo consejero de Educación, Cultura y Deporte, el Sr. D. Miguel Ángel Serna, ya avisó en su momento de que la Educación sería su principal preocupación y que Cultura (y Deporte) estarían más bien en un segundo plano. Yo le propongo al señor consejero, que se preocupe menos de llenarse la boca de palabras entorno a la devolución del concierto al colegio Torrevelo, por ejemplo, y más de costear los pocos gastos (desde luego, mucho menores que los de un concierto tal) que una serie de guías en una serie de iglesias pueden ocasionar.

Porque patrimonio tal no podemos sustituirlo, y sin embargo, la educación que reciben los "privilegiados" alumnos de este colegio no sólo puede sustituirse sino que, además, puede mejorarse en cualquier centro no necesariamente concertado. Y lo digo con conocimiento de causa, ya le pese al señor consejero, porque digo con orgullo que he recibido educación exclusivamente pública. Vaya usted a preguntarle a los alumnos del Torrevelo por las iglesias románicas del sur de Cantabria, a ver qué saben los muchachitos.

Ah, y de paso, si queda calderilla, a ver si le damos un poco a los arqueólogos de Camesa y Julióbriga, porque está todo aquello manga por hombro y de tanto elucubrar sobre las posibles razones de los asentamientos romano-cántabros, van a acabar proponiendo que aquello eran chalets fruto de la especulación de los mercados.

Relacionados

Related Posts with Thumbnails