viernes, 28 de septiembre de 2007

No es bueno saber más que el resto...

Siempre he estado convencida de que si sabes algo que los demás desconocen, a veces, es mejor callarse. Entre la gente hay mucha ignorancia y a veces no hay quien la saque de ahí. En estos casos, son en los únicos en los que la ley de la mayoría se cumple al pelo, basta con que excluyan siempre de cualquier tipo de grupo a aquel que tiene una opinión diferente.




Es el caso de personajes mitólogicos como Casandra o Laocoonte, a este último voy a referirme ahora.




))((




LAOCOONTE




Secerdote troyano de Poseidón que, augurando el destino de su ciudad, intentó en vano impedir a sus conciudadanos introducir el caballo de madera del enemigo griego dentro de los muros de Troya. Atenea, la diosa protectora de estos últimos, envió dos serpientes inmensas que atraparon y asfixiaron a Laocoonte y sus hijos.




Otra versión relata que Laocoonte no tenía nada de adivino, sino de listo; lanzó una jabalina al famoso caballo descubriendo que estaba hueco, por lo que se opuso a que éste entrase en la ciudad. Entonces, las serpientes surgieron del mar, matando al sacerdote y sus dos hijos. Éstas habían sido enviadas por Apolo (qué tío más simpático oye, todo el día tocando los h****s), que estaba furioso con Laocoonte porque había profanado su templo al unirse a su esposa a los pies de la estatua divina. Los troyanos, espantados por estas muertes y engañados por un espía enemigo, interpretaron el prodigio como un castigo divino por haber osado oponerse al caballo.




))((




Así nos queda que el que no se contenta es porque no quiere... Que tú no piensas como el resto, pues ¡ala! que te manden dos boas constrictor de esas y a vivir, más bien a lo contrario. Y así ya, si quedaba alguna duda de nuestra tolerancia...




Así que, para el caso, si teneis la seguridad de que TODO el mundo está equivocado, no digáis nada, pues ese TODO no está dispuesto a escuchar vuestras conclusiones y muchísimo menos a cambiar de opinión... ¡¡Eso sería la caída de Troya!!




jueves, 20 de septiembre de 2007

Lo último que se pierde


PANDORA


Mujer de extraordinaria belleza, creada de tierra y agua por Hefestos, mandado por Zeus. Todos los dioses la dotaron a su vez de encantos, talentos artísticos (pandora= dotada de todas las gracias). Zeus, irritado contra Prometeo porque éste había robado el fuego de los dioses, se vengó ofreciendo a Epimeteo, hermano de Prometeo, a Pandora. Ésta había recibido de Zeus una caja llena de males y desastres que debía guardar cerrada. Pero ella, movida por la curiosidad abrió la caja y entonces todas las miserias y las calamidades se derramaron por la tierra. Cuando Pandora se apresuró a cerrar la caja sólo quedó encerrada la Esperanza.


))((


Y de aquí al famoso dicho: La esperanza es lo último que se pierde. Y también el de: La curiosidad mató al gato.


Podéis encontrar similitudes entre Pandora y la cristiana Eva, las dos fantásticas pero curiosonas oye. (Algún día pondré también historias bíblicas y algunas que con el tiempo se quisieron acallar).


Lo que a mí más me extraña, y aquí hago especial hincapié, es que curiosamente, la caja de Pandora albergaba los peores, malos, malísimos, males... ¿Qué coño pinta entonces la esperanza de por medio? Ah... Queridos míos, según estos griegos del alma, ¿la esperanza es un bien o un mal?


...

domingo, 16 de septiembre de 2007

TANGO

La entrada hoy va de tangos.
Ese baile tan pasional, hermoso... tan lleno de vida. ¡QUIERO APRENDER A BAILAR TANGO!
Os pongo tres tangos diferentes:
CELL BLOCK TANGO --> De la película Chicago
LIBERTANGO --> Muy conocido, en una versión curiosilla de dos chavales.
TANGO DE ROXANNE --> Moulin Rouge

jueves, 13 de septiembre de 2007

¿Qué es la avaricia? Un continuo vivir en la pobreza por miedo a ser pobre

Otro mito clásico... Esta vez, por la avaricia.

MIDAS
Hijo de Gordio, príncipe de Frigia. Cierto día, Dionisos atravesó su país y, en aquella ocasión, Sileno, turbado por el vino, se extravió y lo cogieron prisionero. Midas recibió a Sileno cordialmente y se lo devolvió a Dionisos, el cual autorizó a Midas a formular un voto. Éste concibió el insensato deseo de cambiar en oro todo lo que tocase, y como los alimentos y las bebidas que le eran necesarios también se transformaban en oro, Midas habría muerto de hambre si Dionisos no le hubiera liberado de su voto.
A tal fin, Midas se baño en el río Pactolo que, desde entonces, arrastra pepitas de oro.
Con ocasión de un concurso musical entre Apolo y Pan obtuvo el premio Apolo. Midas fue el único en protestar contra esta decisión y Apolo le castigó dándole unas orejas de asno. Midas disimuló su deformación bajo un gorro frigio pero no pudo ocultársela a su barbero. Este último, atormentado por el secreto, abrió un hoyo en el suelo y murmuró su descubrimiento: "el rey Midas tiene orejas de asno". Desde entonces las cañas, al menor soplo de viento, repetían las mismas palabras.
))((
Espero que os esté gustando este nuevo añadido a mi blog, quería poner algo curioso y me pareció interesante la Mitología. Todo tiene su moraleja en estas cosas, de todo se aprende.

lunes, 10 de septiembre de 2007

20'58h

Pues exactamente eso marca mi reloj.


Hoy el cuerpo me pide que defina la paciencia. La paciencia es una gran virtud, es de color blanco, una roca enorme que se va desgastando con el choque de las olas.


La paciencia es, como tantas otras, una cualidad escasa. Yo me confieso seguidora, al menos en estos momentos, de la paciencia. No sé cómo, pero siempre consigue regalarte, al final del camino, algo bueno. La paciencia se pierde, a veces, y, para bien o para mal, siempre vuelve. Se me antoja unida a la esperanza, a la cordura, en suma, a un montón de conceptos positivos.


La negatividad que encuentro en ella pasa por la cobardía (a la que algunos llaman precaución), a la pérdida (tanto esperar... se pasa el tiempo)...


))((


Y después de hablar de la paciencia, quiero empezar hoy con una sesión de mitología que de vez en cuando iré actualizando.


Hoy empezaré con aquel hombre que retó a los dioses griegos por el beneficio de La Humanidad


PROMETEO


(El previsor)

Uno de los Titanes, hijo de Japeto y Climene. Cuando Zeus quiso detruir a los humanos mediante un diluvio (dato importante, para que veamos que lo que a veces nos diferencia no es más que lo que tenemos en común), Prometeo aconsejó a su hijo Deucalión que construyese un barco. Contrariando la voluntad del Dios de los Dioses, robó el fuego del cielo y lo trajo a la tierra.


Zeus castigó a Prometeo encandenándolo a una roca a la que todos los días acudía un buitre a roerle el hígado que por la noche volvía a crecer para que el buitre volviera al día siguiente... También La Humanidad fue castigada con la maldición de Pandora (próximamente). Finalmente, el héroe y semidios Heracles (también próximamente), desató a Prometeo y mató al buitre, y Zeus aceptó a Prometeo en el Olimpo.


))((


Esto ha sido un resumen, no sé si os interesará, pero es algo que siempre me ha gustado (la mitología clásica) y nunca está de más esta maravilla de la cultura griega.

lunes, 3 de septiembre de 2007

September Begins

Transcurre el tiempo lento, demasiado lento. Hoy se parece mucho a ayer, todo igual: la gente ya no disfruta de los momentos libres sólo porque las vacaciones terminaron.

¿Y qué más da? Un verano no es nada comparado con ciertos momentos. Esos momentos en los que parece que, aunque sea de madrugada va a salir el sol, cuando tu corazón parece contar y atesorar los segundos como si fueran meses; en esos momentos parece que vas a vivir el resto de tu vida así, como estás, sin moverte, sin necesitar nada más, sin comer, sin dormir, sin desear ningún cambio; momentos en los que crees que ningún sueño anterior va a superar la realidad que te rodea.

3 años, ¿qué son?. 3 meses. 3 horas... 3 minutos. Daría cualquier verano por 3 segundos contigo.




Y ahora es cuando Lucía os dice que lo que acabáis de leer es una paranoia que ha salido al momento, al momento de querer escribir algo y no saber qué. No tengáis en cuenta estos pequeños desencuentros literarios... Todo escritor que se precie tiene que tener pifias tales que su mejor poema parezca aún mejor al lado de ellas.


Para todos aquéllos que tengan exámenes, les deseo suerte; para aquéllos que ven llegar el principio del curso o el fin de sus vacaciones también deseo suerte. Y no caigan en la rutina, la lógica o el miedo.

Relacionados

Related Posts with Thumbnails