domingo, 31 de enero de 2010

La exclusividad a la cabeza de la cultura

No es que lo haya comentado ayer por primera vez, ni mucho menos, estos conceptos vienen ya de largo, desde que empezó a interesarme la cultura como un bien a recuperar. Sí señores, digo recuperar, como lo leen.
Y lo digo así porque en esta ciudad (y me quedo en casa, pero escandalizados los ojos que miran hacia otros lares) la cultura ha sido lapidada. Tenemos la suerte de que día a día parece que surgen pequeños resquicios de cultura, en personas concretas (nada de instituciones) que vienen sin contaminar de su propia creación virgen; lamentablemente, la pretensión de exclusividad derrumba las intenciones, las puras intenciones de estos nuevos creadores. La gente ya no sueña, carga desde el principio con los pesares de los MALOS CREADORES que se dedican a destruir lo que crean los demás.
Estos dos términos, exclusividad de la cultura y malos creadores, están íntimamente relacionados. Pues se da el caso de que la exclusividad de la cultura en esta ciudad está en poder de los malos creadores. Y ya me dirán en manos de quién iba a estar si no.
Los verdaderos creadores no sólo no tienen problema con que sus congéneres hagan lo propio, "au contraire", están encantados, desean que la cultura prolifere, crezca, madure, se pueda disfrutar verdaderamente en grupos humanos que se desconocen, sólo unidos por el gusto común, por la sensibilidad al arte... Y no porque Menganito me dijo que Fulanita tenía que estar metida en esto de la cultura, porque me hizo un favor (en otro momento te digo de qué tipo) y hay que hacerle un hueco; - Pero Zutanito, por favor, que Fulanita es una pésima artista, eso lo ve hasta Revilla; - Ya lo sé ya, pero desde mañana esto es la crema de la intelectualidad, diga quien lo diga... Y vaya crema.
Y Fulanita, Menganito, Zutanito y el otro son siempre las mismas personas (bajo anonimato aquí para evitar que los identifiquen y los metan en la cárcel). Cárcel porque es de crimen hacerle esto a la Cultura. Aquello de Groucho de llegar a las más altas cimas de la miseria es verídico y comprobable. Tengo amigos que pudieran ser grandes creadores, reconocidos y apreciados (y no sólo por lo humildes y simpáticos que son, porque eso es muy subjetivo). Pero la "culturatería" de Santander lo hace imposible.
Y esta "culturatería" se compone de personajes "ennobiliariciados" (dícese de aquellos personajes que se quitan nombres o apellidos o lo que haga falta, y se incrustan tres o cuatro "de" o algún que otro guión para decir que vienen de la alta nobleza, como hace unos siglos, ya saben); de personajes que se dedican a otro tipo de negocios (sobre todo personajas, aunque me toque de lleno en el género); rapiñas o, más bien, "garrapiñas" más atentas a los esputos creacionales del prójimo que a los propios... y perdónenme la metáfora.
La única salvación es que, hasta el momento, la culturatería sólo dispone de dos ojos y dos manos para retener las buenas obras, y de vez en cuando se escapan los ratoncillos creadores por entre los dedos y las pestañas de estos individuos. De vez en cuando, y hay que saber verlo, podemos disfrutar de verdadera cultura. Y para mí, sin necesitarla, ESA CULTURA ES LA QUE TIENE LA EXCLUSIVIDAD.

También en: http://lapalabraolvidada.wordpress.com/2010/07/18/la-exclusividad-a-la-cabeza-de-la-cultura/

sábado, 23 de enero de 2010

Hope For Haití Now

Leo en un foro, no sin cierta sorpresa, que una mujer ha tenido intención de donar una cantidad de dinero desde su banco para los afectados por el terremoto en Haití. Leo también, de ahí mi sorpresa, que la chica del banco que la atendía, recibiendo órdenes, le ha dicho a la pobre mujer y su buena intención que donar conlleva 7 euros de gastos por trámite "porque transferir dinero tiene un impuesto, aunque sea una donación para un desastre".
Es triste, es muy triste. Que mi compañía de telefonía móvil me escriba, bien para ofrecerme un tarifa nueva (y sus gastos), bien para decirme que si mando un sms a tal sitio dono casi 2 euros por la causa de Haití. Y yo no me siento nada mal por no hacerlo, porque sé que eso no es ayudar.
Para mí, si pudiera, ayudar sería echarme la mochila a la espalda y mover escombros de aquí para allá, buscando supervivientes. O al menos, saber que en Haití se está haciendo algo. Porque por mucha comida que llegue, parece que ésta no llega a quien debería.
Se están conjurando en esta tragedia un montón de asuntos turbios que a mí me generan rechazo. Y el reflejo de esos asuntos turbios es que tu banco se quiera lucrar por donar dinero para una buena causa...
Es curioso que a Haití hayan llegado antes los periodistas que la ayuda (que bien podría haber ido la una con los otros en el mismo paquete). Ese dinero que se paga al periodista para que cubra una noticia, bien podría haberse dedicado a los damnificados, ¿o no?
Ahora, en un pequeño foco de esperanza (aunque ya no sé si está todo preparado), los grandes actores, directores y demás artistas en L.A., se han unido para recaudar fondos en un programa que se ha retransmitido ayer denomidando "Hope for Haití Now". Brad Pitt, George Clooney, Clint Eastwood, Matt Damon, Julia Roberts, Steven Spielberg, Steve Wonder, Sheryl Crow, Beyoncé, Rihanna, Jay-Z, Shakira, Sting, Robert de Niro, Morgan Freeman, Jack Nickholson, Keith Urban, Bill Clinton... Todo unidos en un "teleton" para recaudar los fondos de los espectadores que deciden llamar y donar por la causa de Haití.
He podido echar un vistazo al programa, cuyas canciones serán vendidas a 99 céntimos por itunes. De entre ellas, y para hoy, rescato esta colaboración entre Beyoncé y Chris Martin (voz y piano) de la canción "Halo" de la artista.

martes, 19 de enero de 2010

Cartas del vivir. Rilke

A Merline

Martes 28 de septiembre de 1920

[...]Es un combate atroz mantener lejos de mí las más legítimas influencias que podrían doblegar mi clara y firme voluntad. De este combate salgo a veces destrozado, pero me repito que entre las promesas fundamentales de nuestro amor había una, sobre todo, la de no forzar nunca nada y doblegarnos a las exigencias del momento. En efecto, tomando, por así decir, en nuestras propias manos esta felicidad iniciada, seríamos quizá los primeros en destruirla; ha de permanecer sobre el yunque de su creador y bajo los golpes de su laborioso martillo. Depositemos toda nuestra confianza en ese admirable artesano. Es verdad, sentiremos la sacudida de su instrumentos implacablemente manejado, siguiendo las reglas de un arte consumado; pero, de vez en cuando, como recompensa, nos invitará a admirar su obra favorita, conducida por él a su perfección final. ¡Cuánto la hemos adminrado ya esa primera vez! Apenas somos los colaboradores de nuestro amor. Por eso mismo, permanecerá por encima de los peligros triviales.

Intentemos conocer sus leyes, sus estaciones, su ritmo y la marcha de las constelaciones a través de su dilatado cielo de estrellas. ¡Perseveremos, amiga mía, perseveremos y admiremos!

Sé muy bien que al hablarte así se nos impone una muy desigual tarea: eres demasiado mujer para no sufrir infinitamente la dilación del amor que esta tarea parece implicar. Yo, en cambio, recogiéndome en mi trabajo, me aseguro los medios de mi más definitiva felicidad; tú, como contraste, por lo menos en este momento, al regresar a tu vida, la hallas sembrada e invadida de deberes medio petrificados. No te desanimes, querida mía. Mira, todo eso cambiará. Gracias a la transfiguración de tu alma, poco a poco transformarás también los obstáculos que te presenta la realidad. Lo que te parece impenetrable tú lo harás transparente gracias a tu corazón ardiente... Pero de momento, no pienses demasiado en ello y, en horas de niebla, no te des permiso para enjuiciar la vida, puesto que esa misma niebla no te permite verla en toda su amplitud y vastedad. [...]



A Merline

Viernes 17 de septiembre de 1920

Y déjame creer, amor, que te sostengo día y noche, y que sientes que no te abandono ni por un instante.

domingo, 17 de enero de 2010

Monólogos suspendidos VII. Por los que se quedan...

Últimamente, la gente cercana a mí está recogiendo los frutos del trabajo más antiguo del mundo: morir.
Y digo trabajo porque, salvo contadas ocasiones que, al menos a mí, me causan una envidia sana de esas personas que sienten que la muerte es lo mejor que les puede pasar llegado un momento, en general morir nos cuesta trabajo.
Y no sólo a los que mueren, sobre todo a los que se quedan.

No voy a entrar en discusiones sobre a dónde vamos cuando morimos, si pasamos por un proceso de metempsicosis, o nos esparcimos en átomos tendiendo a infinito, o por el contrario nuestra alma se reúne con el Creador, el de cada uno, por supuesto. Lo que quiero plasmar hoy 17 de enero es esa inquietud que nos transmite la muerte.
Es una paradoja que el estado de mayor quietud y calma al que podemos aspirar provoque en nosotros los momentos de mayor zozobra.
La gente que, de momento, permanece tras la pérdida de un ser querido debe quedarse con toda esa inquietud de la que el fallecido se desprende. ¡Qué dolorosa es y a la vez que sea así siempre la muerte para los que nos quedamos!

¿Qué importa si el hombre debe sufrir más y más? ¿Cuántas veces tendremos que perder a las personas que más queremos? ¿Qué más da si nos quedamos solos? ¿Qué importa todo esto si podemos decir que gracias a nosotros los Hombres se van en paz?
El Hombre da al Hombre la extremaunción que necesita para no volver jamás. Qué importa si nosotros estamos tristes, si los que se van, se van felices...

***
Hoy quiero enviar desde el blog un abrazo especialmente cercano a todos aquellos que han perdido recientemente a un ser querido. Muy especialmente a Paula e Igor y toda la familia. Para vosotros, para "él" -Paula, Igor-, y en memoria si cabe de Aurelio García Cantalapiedra, dejo aquí estos versos:

Para quienes nunca se fueron
Necesito tu hombro amigo donde apoyar
la pesada carga de este viaje inútil.
Necesito tu mirada para dejar constancia de este caos.
(Si la tuviera escribiría sólo palabras de compromiso.)

Y sé que de mí ya no quedarán huellas mañana,
sé que mañana no me acordaré de ella,
pero hoy, hoy, dejaría enseguida mis escasas murallas.
Estaría dispuesto a entregarme a cualquier ritual sangriento.

Necesito tu hombro amigo para apoyar
mis pensamientos prójimos, lejanos.
Tu presencia es este eco
donde duerme mi voz,
donde huyen los versos ateridos de frío.

Mario Crespo López, Perfume para Piedras, 2004.

sábado, 16 de enero de 2010

SGAE. Sociedad Gorrona de Autores Execrables

Hasta los bolillos. Esto no tiene freno. No acostumbro a posicionarme, pero cuando lo hago, lo hago tajantemente.
La "Sinde-dos de frente" se está pasando tres pueblos, como no la quiten del meollo, esto va a acabar muy mal. Para los políticos que no saben de política, sólo diré una cosa (y ténganlo como un consejo, no como una reprimenda, aunque bien podría): Los jóvenes no acostumbran a votar, es algo que les parece ajeno y nada provechoso (baste ver los resultados, nunca son como deberían ser), pero si se nos toca las narices (y antes decía "acostumbran" porque yo sí voto y ahora digo "nos" porque me toca las narices), actuamos. El hecho de que los escandalosos derechos de autor que propone el Gobierno estén irritando tanto a la juventud sólo va a conseguir una cosa: que los jóvenes voten y que no voten por vuestro/s partido/s.
Entiendo que debe haber unos derechos de autor inalienables, que cada obra tenga su propiedad y que ésta no se vulnere. Pero ¡ojo! porque aquí los que están pidiendo dinero y lo están cobrando no tienen vergüenza. Y si no, que alguien me diga cuántas canciones de Ramoncín (que ahora dice que no se le mente, todo el día mareando y ahora parece que somos los demás los que nos acordamos de él por ciencia in-fusa, semifusa y corchea), cuántas canciones, decía, de Ramoncín se ha descargado de internet y ha grabado en discos que después ha vendido. O cuántos de sus conciertos en directo ha grabado (que no sea el de los lechugazos y "pedruños" que le tiraron hará unos tres años, del que por cierto se piró indignado, como si alguien de los que contemplaron estupefactos su entrada al escenario hubiera querido que fuera, estaban todos esperando que no apareciera, como era lógico), y luego ha extendido por la red. Cuánta gente sería capaz de hacerlo de él y otros "musiquillos" que van a sangrarte hasta por las pestañas: NADIE. ¿Pero no se dan cuenta de que si no se les piratea, a estos tipejos de la música no se les va a comprar ni una mísera capa de CD legible? ¿No se dan cuenta de que están yendo contra sí mismos?
Ahora con las páginas web. Qué está ocurriendo... Ahora que tve ha decidido eliminar la propaganda/publicidad (AJENA) de su programación han pensado para ellos: ¿y de dónde sacamos los beneficios que la publicidad daba? Es deprimente, esto cada día se parece más a un tribunal de Censura. Y nos estamos poniendo la mar de estupendos...
Pues les diré algo a todos los ultra-pro-mega-derechos de autor: Si hay que hablar de propiedades hablemos, con propiedad. Ustedes están usando todos los días un idioma que viene de antaño y que quizá deberíamos empezar a cobrar todos los españoles de nacimiento, la lengua materna debería tener un canon, al fin y al cabo, usted está hablando una lengua que es también mía, así que pague al ciudadano. Cada vez que usted exige que se cumpla una Ley con la misma encima de la mesa, está basándose en una Constitución que bien sabe que usted no promulgó... Paguemos a sus creadores y a los suceros de éstos. Si sale usted en la tv, está utilizando un invento que tampoco ha creado, pague a los familiares del primer hombre que supo grabar en vídeo. Cada vez que cierra una web, está afirmando implícitamente que ha visitado dicha página y por lo tanto hecho uso de los servicios que oferta (aunque fuera por un mínimo de tiempo), por lo tanto, corra con los gastos del cierre y sus multas.
O vayamos más allá... Usted declara que la música de X persona no puede ser extendida allá donde El Señor perdió las sandalias sin ningún provecho para el mismo. Pues páguenos a los ciudadanos españoles el recuento correspondiente de lo que cobre a quien los extienda, dado que si no llega a ser por nosotros, tal X persona no escucharía su música ni en la ducha de su casa. Si no es por nosotros, que hacemos demanda, la oferta sería nula y por lo tanto nulos los beneficios. Así que acostúmbrense a hacer buena cultura, a promover buenos espectáculos, bolos en directo, sin play-(broke)back, a que los escritores cobren por su trabajo lo que merecen desde el principio y que no sean las editoriales las que ganen más dinero, porque volvemos a lo mismo (al final gana dinero el que menos trabaja). Acostúmbrense a no dar el cante con espectáculos tan escandalosos como nuestras participaciones en Eurovisión, a hacer una televisión que todo el mundo quiera pagar de la buena calidad que ostenta, a que nuestros culturetas piensen un poco y no juzguen un delito cometiéndolo.
Está todo inventado señores... Tendríamos que andar pagándonos a nosotros mismos, a la Naturaleza por poder respirar. Así que dejen de tocar los bajos fondos, que la saca se os está llenando y los bolsillos empiezan a sonaros mejor que vuestra música.
Gorrones!

miércoles, 6 de enero de 2010

El hombre hecho guitarra

Me han sugerido que inserte un video de Jimi Hendrix en el blog. Me ha parecido una gran idea, lo que ocurre es que hacia el minuto y medio me he quedado sin habla, probablemente sin funciones motrices... Y me ha llevado un rato dejar plasmado lo que aquí arriba se muestra.
INCREÍBLE

Relacionados

Related Posts with Thumbnails