miércoles, 29 de abril de 2009

Cómo hacer la maleta...

INSTRUCCIONES PARA DESAPROVECHAR
EL ESPACIO QUE TIENES

a) El volumen de ropa ha de ser el doble del número de días.
Es decir, si te vas 2 días, tienes que llevar ropa para 4. R(ropa)= r/d(ropa por días) x 2.
b) La maleta, además de tener cabida para esta doble preparación, debe tener cabida para dos o tres prendas de más. De este modo, para los más expertos, podremos incluir no el doble sino el triple o mayor número de ropa.
c) Comienza por la ropa que sabes que SÍ te vas a poner nada más llegues. Así tendrás que sacar o revolver toda la ropa de la maleta.
d) Pon la ropa interior en un costado pero de manera que pueda pasearse por toda la maleta para que así tengas que rebuscar como en el paso c) tus bragas/calzoncillos, calcetines, etc.
e) El neceser SIEMPRE abajo, debajo de toooda la ropa que "puedes llegar a ponerte".
f) Procura, con el paso e), que el neceser vaya hasta los topes. Así tendrás la opción de meterlo el último y costará cerrar la maleta.
g) Camisas dobladas de aquella manera, es lo mejor para desaprovechar el espacio. Los pantalones deben quedar voluminosos para la misma función.
h) HAZ LA MALETA SIEMPRE EN EL ÚLTIMO MOMENTO. Ésta es la norma por excelencia, tienes que hacerla cuando ya no tengas tiempo de pensar qué metes y qué no metes. Así tendrás la seguridad de que hay algo que NO te has llevado, que al final es el fin de toda esta metodología:

LLEVAR LA MALETA HASTA LOS TOPES Y NO LLEVAR NADA, EN REALIDAD, DE LO IMPRESCINDIBLE


Tratad de llevar a cabo estas normas y os aseguro que conseguiréis la maleta peor hecha de la historia.

¡¡¡PRÓXIMAMENTE!!! Cómo llenar la maleta a la hora de volver.

martes, 21 de abril de 2009

Mejor no volver a empezar...

- Cuando te has levantado después de estar cada cinco minutos pensando en levantarte y haberte vuelto a dormir en el transcurso de media hora.
- Cuando, una vez te has levantado has pensado: hoy no me gusta el día que tengo que llevar a cabo.
- Cuando has ido a hacerte el desayuno y, de repente, te has quedado sola en casa. Sin nadie a quien darle el coñazo, salvo el perro.

- Cuando has ido a desayunar y, por querer abrir la caja de galletas por-donde-se-tiene-que-abrir, has tirado la taza LLENA al suelo. La taza se ha roto (aunque sólo ha sido el mango, ella sigue intacta) y el Colacao está totalmente invadiendo el suelo.
- Cuando, para limpiarlo, casi te rompes el tarro con el mango de la fregona.
- Cuando tienes que levantar sofá y mesa para limpiar debajo el colacao rancio.
- Cuando no puedes levantar un enorme baúl y te dedicas a meter la esquinita de un trapo para que absorva todo lo posible.
- Cuando tienes que tirar tu taza favorita (esto es lo peor).
- Cuando tienes que coger otra...
- Cuando te haces de nuevo el desayuno, y mientras se calienta, pruebas a abrir la caja de galletas como antes. Pero no funciona, así que decides arrasar con el cartón, como has hecho toda la vida.
- Cuando además te lo complican haciendo un envoltorio de galletas sin abre difícil. Y tienes que coger unas tijeras.
- Cuando empiezas a mojar galletas y a la tercera ya te has cansado. Ya no tienes ni hambre.
- Cuando te llevas el desayuno a la cocina, has acabado.
- Cuando piensas...

MEJOR NO VOLVER A EMPEZAR

Y de algún modo sabes que hoy no es un buen día. Pero tiene que pasar, como tantos otros. Hoy gastarás dinero, discutirás, gastarás otro dinero que no es tuyo pero que te dejan gastar (parece algo divertido, pero no lo es)... Y no tendrás un minuto para ser feliz.

Mañana será otro día... Mañana es miércoles.

martes, 14 de abril de 2009

Monólogos suspendidos III


¿Se puede sentir nostalgia de los momentos que preferirías no haber vivido?

En días como hoy, se puede sentir nostalgia de todo, hasta de lo que no ha pasado aún.


domingo, 12 de abril de 2009

Están locos estos romanos...

...ahora bien, después de ellos, no se ha vuelto a inventar ni reunir nada nuevo.

¿Qué me dirían si yo les dijera que el cristianismo estaba inventado antes del cristianismo?

O mejor dicho, las doctrinas cristianas estaban ya legisladas en el concepto del ciues romano y la uirtus que debía acompañarle. Es decir, antes de que naciera, existiera y muriera a quien estos días se está sacando a la calle (y me salvo de decirles lo hipócrita que me parece en muchos casos eso de ser "creyente" unos días del año), y después resucitara, ya existía en el mundo clásico, más concretamente en la conciencia romana lo que se ha estado promulgando desde el cristianismo más antiguo: una serie de "normas" de conducta, de "márgenes" de existencia, al fin y a la postre, de límites a la vida.

Seamos sinceros, el cristianismo será otras cosas, pero original precisamente no. ¿Acaso a los más fervientes fieles de esta religión no les suenan los siguientes términos? Luxuria, avaritia, officia, dignitas, uirtus, honestum, rectum, decorum, pietas, fides, grauitas, temperantia, constantia, prudentia, consilium, sapientia, iustitia, fama, gloria, laus... O las nociones de "dominio de sí mismo", "subordinación a una comunidad (que en términos eclesiásticos pudiera ser a una creencia)", "obediencia", "cumplimiento de obligaciones", "ejecución de los rituales", "respeto", "continencia", "deber", "reconocimiento después de la muerte"...

En realidad, una de las pocas (por no decir la única) diferencia entre el romano pre-cristianismo y el romano cristiano, radica en el símbolo de su creencia. Pero, en realidad, ¿qué es lo que importa?, ¿que se crea? o ¿en qué se cree?

Para mí está bastante claro, es la creencia en algo lo que realmente importa, se llame Dios o Marte, o como quiera llamarlo cada uno.

Digamos, de alguna forma, que el cinturón de atadura tan prieto que el cristianismo, y en concreto la Iglesia, llevaron y llevan a cabo desde finales del Imperio Romano hasta nuestros días, es, simplemente, la continuación de una atadura que ya los emperadores, e incluso antes del Imperio, en la República, se llevó a cabo, con la finalidad de crear el "buen romano", al "buen ciudadano". Y todo esto ya viene de antes, de época de auge griego.

Quizá a todos se les fue de las manos un poco la constricción. Y bien es cierto que, al menos en los casos en los que los emperadores no eran unos sumos déspotas (que es lo que ocurre en muchos casos con su vis eclesial), el Imperio Romano, legislaba en favor de sus propios ciudadanos.

¿A favor de quién legisló la Iglesia?

No hay nada nuevo bajo el sol... De hecho esta frase también es de época Antigua.

Juzguen ustedes mismos, les diré que lo que aquí he escrito (esos palabros latinos tan parecidos a los españoles) pueden encontrarlo en cualquier libro de Historia Antigua, de Filosofía o incluso de Filología, por ejemplo.

miércoles, 1 de abril de 2009

Thoughts of a Dying Atheist


A estos tipos hay que hacerles un homenaje

Relacionados

Related Posts with Thumbnails