lunes, 29 de noviembre de 2010

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Quejódromo ANEXO I

- Odio a las personas o entidades que deciden cambiar de la noche a la mañana una norma del idioma que lleva instaurada Y PRACTICADA desde hace mucho más tiempo del que ellas existiendo en el planeta.

Monólogos suspendidos XI

La RAE se columpia cada cierto tiempo cual niño en el parque con suelo de arena... Y esta vez, ha venido a dar el cante (porque hacía mucho que no se hablaba de ella -recuerdo que esta técnica ha sido últimamente utilizada por ejemplares de la raza humana y otras corporaciones como pueda ser, por ejemplo, Pérez Reverte) con un asunto que a mí, como estudiante de Filología Hispánica que soy, me toca de cerca... Y me ha llegado a la espina dorsal.

Que si la 'y' que de toda la vida ha sido 'i griega', ahora va a ser 'ye', como en 'les Asturies'. Que si solo ya no está sólo solo, más bien con leche y sin tilde. Que si 'quorum', del latín, ahora será 'cuorum' del... ¿? Que si guión ya no es guión ni es na, ¡vaya trama de mierda! Que si eres un chivato, lo eres con c y h y no con 'che' (que es meterse en política), y si quieres llaves, las buscas en el cajón de las 'eles' porque las 'elles' se quedaron en Francia...

A ver cuando se dan cuenta estos estupendos 'creadores de la lengua' que el idioma evoluciona y cambia a la sazón de su uso y nunca bajo unos parámetros teóricos (absurdos, en este caso), que vete tú a saber a dónde llegan. Resulta que, como ahora los jóvenes no ¿sabemos? escribir, la ortografía se adapta a nuestras necesidades... Pero, por favor, eso es reírse de toda la gente que hizo alguna vez algún esfuerzo para aprender a leer, escribir y hablar con propiedad.

Con suerte, estos cambios no quedarán plasmados en futurísimas Historias de la Lengua y Fonologías diacrónicas, y podremos decir que pasaron sin pena ni gloria como otra de las tonterías que a este país le están saliendo como sarpullidos o ronchas, con doble 'ele' o 'elle' y c y h o 'che' respectivamente, últimamente. Así que luego no se me asusten cuando digo que lo mío no es la Lengua, sino la Literatura, porque, a fin de cuentas, al Marqués de Santillana le da igual con 'elle' que sin 'elle', y no te cuento a Machado y las 'ches'.

jueves, 21 de octubre de 2010

Quejódromo (blogroll)



ADL, de quien he descubierto hoy que sigue mi blog, tiene una entrada en su blog sobre las cosas que le molestan en la gente. La lista es la siguiente: 

- Los que te miran como si fueras el primer ser de su especie que ven en años.
- Los que no respetan que "antes de entrar hay que dejar salir".
- Las indirectas en los nicks, si quieres decirme algo, hazlo.
- Gente que es una antisocial y cuando entras en un espacio público te mira como si estuvieras invadiendo su territorio.
- Los que teniendo la puerta al lado prefieren hablar dentro de la biblioteca.
- Gente que teniendo todo el sitio del mundo se sienta en el que está a tu lado.
- Gente que te increpa por la calle porque al andar mueves mucho los brazos.
- La gente que va andando delante tuyo, se para y justo cuando pasas se pone otra vez a andar.
- Gente (sobre todo chicas) que no conoces de nada, que se te queda mirando y podría hacerte una radiografía con la mirada ¿quieres una foto?.
- No sabía que la amistad va por turnos.
- Gente educada que no habla con la boca llena pero sí con la cabeza vacía.
- Gente que te raya, te raya, te raya y te raya y cuando les explicas tranquila pero firmemente que pare te preguntan si te pasa algo.
Y yo quiero añadir mi propia lista de COSAS QUE ME MOLESTAN al Quejódromo, que no sería ninguna tontería que se llevara a cabo a nivel mundial, aunque sea para desahogar, oiga.

- Gente que mastica chicle o diversas comidas como si tuviera que separar las mandíbulas de un accidente con el superglue.
- Gente que se para a hablar con alguien a quien se ha encontrado, a poder ser, en el centro de la calle. Y si quieres pasar por algún lado, se mueven.
- Gente que va a todas partes con la sillita del niño, y el niño en brazos. ¿Para qué coj***** quieres la silla?
- Gente que te pregunta ¿qué tal? y cuando vas a contestar empiezan a darte la turra con sus historias. (Para que luego no te quejes de que no preguntan).
- Gente que se sienta en la parada de bus a fumarse un cigarro y te pone el cigarrillo al lado de la pierna y el humo al lado de la nariz.
- Señoras mayores que, aunque el autobús tenga aún algún sitio vacío, se ponen en tu pu** cara con idem de mala leche para ver si te levantas y les dejas sentarse.
- Señores mayores, y tíos en general, que aspiran la mucosa como si se les fuera la vida en ello. Igual de asco da que se la traguen o que la escupan.
- Gente que va detrás de ti por la calle y parece que pisa al milímetro exacto donde tú has pisado.
- Gente que, al esperar la inminente llegada del bus, se coloca justo a tu lado y van haciéndose fuertes hacia donde estás tú, de modo que no te queda otra que recular y que ellos estén donde tú estabas. (Por suerte, a veces, el bus para un poco más allá que ellos y entras tú primero con cara de victoria).
- Gente que, en un momento dado y cuando todos en el autobús están tranquilos, decide cerrar la ventanilla, con el correspondiente susto general por el bombazo que mete 'la jodía'.
- Gente que, cuando te cruzas con ella e intentas esquivarla, se pone a bailar un valls contigo.
- Gente que habla en los bares con el que tiene enfrente pero cuando habla te está mirando única y exclusivamente a ti.


(CONTINUARÁ...)


Seguramente era algo muy importante...

... lo que ayer estaba haciendo mucha gente para no poder acercarse, ni siquiera un rato, a la conferencia que dio Agustín Sánchez Vidal sobre Miguel Hernández y la relación de su obra escrita con el elemento pictórico y escultórico de gente de su entorno y el suyo propio. La conferencia, que tenía por título Miguel Hernández: imágenes para un poeta, tuvo lugar en la Biblioteca Central de Cantabria (la antigua Tabacalera). Reconozco que yo tuve que llegar algo más tarde del comienzo -a las 19h- (por motivos profesionales) pero en cuanto pude, allí me planté. 
No sólo porque se trata de un tema bastante interesante en lo que a la literatura española se refiere, tampoco porque se trata de un personaje del que el día 30 se cumplen cien años de su nacimiento, ni siquiera porque la conferencia la impartiera Agustín Sánchez Vidal, reconocido estudioso de la obra de muchos genios de la Generación del 27, además de ensayista, guionista y novelista... Además de todo esto, porque se trata de una iniciativa de las que deberían haber copado el planning cultural de Santander 2016, por ejemplo.
Una iniciativa verdaderamente cultivadora y no propagandística, como las que se llevaron a cabo en la Fundación Santander 2016. Un acto del que me extraña que no haya querido apuntarse el tanto este tipo de individuos que tan rácanamente ha estado pululando a ver si les caía algún trozo de pastel (lo que indica, por otro lado, que se trata de verdadera cultura).

Y me dio bastante vergüenza ajena ver un salón de actos con cabida para más de cien personas, ocupado por no más de 30 espectadores, sobre todo cuando para hacerse la foto de turno en la exposición pertinente está hasta la prima del tío de la amiga del vecino... La prensa, excluyendo el diario ALERTA, no decía nada sobre el acto, algo que también chirría un poco (aunque no desentona con la dinámica habitual), y en internet pocos eran los que se hacían eco de la noticia ayer, antes de ayer o la semana pasada. El único resquicio de información iba firmado por la página de Facebook de la propia Biblioteca Central, algo a lo que en realidad pocos acceden.

Porque en esta ciudad son pocos los que se interesan por lo que verdaderamente importa, ayer lo hablaba con Dª Marta San Emeterio Luna, gestora de servicios para usuarios de la Biblioteca Central, y decíamos eso: que en esta ciudad no hay curiosidad, no hay interés por nada que suponga más esfuerzo que encender la tele y ver cómo dos mindundis se pelean. Que, además, a los jóvenes no se les enseña a tener curiosidad por nada, que han perdido todo tipo de iniciativa... Que se están acabando los creadores de ideas, vamos. 

Y para los pocos que quedan, sólo cuatro gatos vamos a escucharles... 

De nuevo, insisto, es una pena.

lunes, 18 de octubre de 2010

Monólogos suspendidos X (Juventud, divino tesoro)

¿Por qué soy yo quien se asombra tanto de la juventud de hoy en día? ¿Por qué he de ser yo, que no dejo de ser joven, al fin y al cabo? Y aunque eso se pase con la edad, a mí se me incluye -como es lógico- dentro de la "juventud" actual. Pero ¿por qué encuentro tantas diferencias entre 'ellos' y yo? Ni siquiera la franja de la edad puede ser el condicionante ya que conozco a muchos jóvenes de mi edad que no son ni mucho menos Ortega y Gasset o María Zambrano, ni siquiera saben quiénes son estos dos pericos.
Entonces, ¿es que mi impresión es sólo eso: mi impresión? Mis amigos, que en general suelen ser unos años mayores que yo, coinciden conmigo en que la juventud no parece estar dispuesta a fomentar nada bueno en los próximos diez o veinte años. Pero ellos se lo toman, en general, de un modo mucho menos tremendista que yo. A mí esto me parece terrible.

Porque me da miedo pensar en un país en el que dentro de treinta años casi todas las que ahora son chavalitas tendrán, quién sabe, tres o cuatro hijos (y del primero no las separarán ni 14 años casi), otros tres o cuatro divorcios a las espaldas, si no alguna que otra denuncia interpuesta contra sus ex-parejas por violencia, o algo por el estilo. O chavales que ocuparan los puestos de mecánico o telepizzero, con todo respeto hacia ambos profesionales (excluyendo aquí, por supuesto, los hijos de papá que tendrán su propio puesto en una empresa, o un bar o cualquier negocio que después pueda heredar, aunque posiblemente lo sepulte tal y como hará con esos padres a los que tan poco quiso), y estos chavales habrán dejado la semilla aquí y allá, sin saber muy bien cuál es el número exacto de hijos, tanto legítimos como ilegítimos, entre los que se repartirá lo que quede de su dinero... Que no sé cuánto será, salvo que se dedique a la droga. Algo muy popular ahora.

Imagino que la droga haya sido muy consumida, comprada y vendida, por las juventudes de diversas épocas, pero ahora, con esa inconsciencia que caracteriza a las nuevas generaciones, todos los movimientos, legales o no, que se llevan a cabo, acaban plasmados en alguna de las redes sociales que hoy en día ocupan el tiempo de los jóvenes.

Yo utilizo algunas de esas redes sociales, me parecen útiles para comunicarse con personas a las que habitualmente no ves, o incluso para reunir a los amigos sin necesidad de gastarse una pasta en llamadas y mensajes. Incluso puedo llegar a aceptar que sea un lugar de ocio entre amigos. Pero todo queda así: entre amigos.

No entiendo la cultura juvenil de subir "el moco de la choni el sábado pasado", ni "mi buga tunning a la salida de clase", ni esos collages de "te quiero tía" que se hacen las amigas (aunque esto es de lo menos grave), ni "de botellón en la playa"... Cosas por el estilo y aún peores, como: "yo de 4 meses, cómo he cambiado" en un perfil de una chavala de 15 años, o "vaya triturbo que nos hicimos"... Lo que digo, que lo ponen todo.

Que según se levantan encienden el ordenador o el móvil para apuntar la última gran ocurrencia que han tenido: "Hoye Jenny, q la Vane me a dicho q el Xori est con Jesi" (las faltas de ortografía son intencionadas). Y durante todo el día están subiendo fotos, comentándose entre ellos y pasando el rato de la única manera que saben.

Porque aunque repita de nuevo el término, lo que mejor define a estas nuevas generaciones es la inconsciencia. No son conscientes de todo lo que supone vivir en este planeta, no saben que el día de mañana quizá no tenga a papá y mamá para pagarles todos los caprichos que se les antoje. No son conscientes de que la hostia (con perdón) que le has dado hoy a tu novia porque te ha cabreado, mañana puede ser un crimen más. No son conscientes de que la tripa que hoy te crece tan curiosamente, mañana puede ser un niño más al que NO puedes mantener por tus medios y al que seguramente tenga que educar tu madre, que por cierto es SU abuela, o peor aún, será otro aborto más a sumar a la lista de idioteces por las que tenemos que pasar el resto de jóvenes que NO SOMOS ni hemos sido nunca ASÍ.

Y estos jóvenes votarán para elegir a quien los represente, y quien mejor los representa, siendo como son, es gente como Belén Esteban y su paripé aburrido y vacío. Y pagarán las pensiones de las personas de las edades de sus papis y mayores, papis que ahora, por cierto, no sé qué pensarán, igual hasta les parece bien.

En ese sentido, yo duermo algo tranquila porque esta gente no me pagará a mí la pensión, e imagino que la siguiente generación nazca rebotada de todas las payasadas que han hecho sus padres (esto, aunque no es un hecho comprobado, es habitual: que los hijos salgan totalmente contrarios a sus padres, aunque sólo sea por llevar la contraria precisamente).

Y aún así, sabiendo que a mí no me podrán quitar siquiera trabajo, porque ¿qué estudios tiene esta gente? Me sigue pareciendo terrible. No sé a vosotros.

Citas IV

'La juventud, aun cuando nadie la combata, halla en sí misma su propio enemigo'.

William Shakespeare

domingo, 17 de octubre de 2010

Citas III

'Antiguamente la literatura era un arte y las finanzas un oficio. Hoy ocurre lo contrario.'
Josep Roux

Supongo que es normal...

...que haya gente con más suerte que la que yo he vivido o veo a mi alrededor. Digo yo que sea normal que el éxito no lo decida el buen hacer sino la suerte. Porque si no, no me explico cómo algunos han llegado tan alto con tan poco que decir.
Reconozco que hay días que me pica un poco aquella envidia malsana al pensar en esas pocas personas que nacieron con la flor en el culo (con "el culo florido", vamos), y parece que todo les va estupendamente. Gente que parece que está llegando donde quiere, sin en realidad haber luchado o trabajado mucho por ello, sin esfuerzo, que parece que es lo que a gente como yo se nos exige: esforzarnos para después... pues después ya veremos.

Por supuesto, a toda esa gente dedico hoy este post algo anodino y maledicente, porque hoy domingo de otoño tan ponzoñoso no voy a decir nada bueno de nadie, y por tanto nada bueno de mí. Les felicito por todos sus logros, por todo lo que parece que son a la luz de "lo público"; les animo a que sigan (o empiecen) demostrando que merecen lo que tienen.

Y les despido, con la esperanza de que mañana alguien pueda escribir (con razón o sin ella) un post de este estilo y me lo dedique a mí.

viernes, 8 de octubre de 2010

domingo, 3 de octubre de 2010

Santander 201....10

Ha ocurrido, paisanos, ha ocurrido. Santander ha sido eliminada de la carrera por la obtención del título de CAPITAL EUROPEA DE LA CULTURA 2016.

Yo lo siento, y lo siento mucho. Pero no porque considerase que las propuestas que se han ido llevando a cabo merecieran un premio tal, sino porque mucha gente tenía puestas las esperanzas en que Santander llegara a ser "algo" culturalmente válido.

Por mi parte, nunca estuve muy de acuerdo con las campañas propagandísticas que se han estado llevando a cabo, ni con las ideas para "culturizar" de la Fundación Santander 2016, encabezada por el señor Rafael Doctor Roncero, que, según leo, se irá en un tiempo, puesto que considera que su papel ha terminado, ya que vino exclusivamente a dinamizar la capital cántabra en lo que a cultura con proyección "europea" se refiere. 
Lo que quiero decir es que no me hubiera parecido justo que Santander hubiera salido vencedora de la Capitalidad Europea de la Cultura porque se ha divido la ciudad por barrios con una bandera y nacionalidad distintas en cada uno, y ya no éramos ni de El Alisal, ni de General Dávila, por ejemplo, sino de Estonia y Finlandia. Ni tampoco porque se hubiera celebrado el Día del Vecino en cada "país". Ni tampoco porque se hayan pintado escaleras, balconadas o alcantarillas con mensajes que, si se me permite, poco de interesantes tienen. Ni siquiera porque se haya promovido la cultura musical, sacando en cartel a cuatro o cinco grupos inamovibles (y ¡ojo! algunos con verdadero valor, eso sí hay que reconocerlo). En fin, que no, que Santander no estaba ni está preparada para ser capital de ninguna cultura.

La oferta es pobre, están mal aprovechados los espacios que la ciudad ofrece, se ha obviado sistemáticamente a la verdadera cultura santanderina; nos han traído de fuera lo que han considerado que no hay dentro. ¿Por qué? Pues porque no han mirado bien. Y eso que, al parecer, ese ha sido uno de los principales objetivos del señor Rafel Doctor, infiltrarse en el quehacer cultural de la ciudad para descubrir dónde está la materia prima esencial para llevar a cabo una revolución cultural. Pero yo no he visto mucha calidad, y la cantidad tampoco asombra... En fin, que ni por mucho, ni por bueno.

También sé, y lo digo no por disculparme, pues mi postura ha sido siempre la que se lee ahora, que mucha gente aprovechará que el toro ha pasado para decir aquello de "ya lo sabía yo". Pero ciertamente, para mí, hubiera sido mayor sorpresa conseguir la capitalidad que haber ocurrido lo que ha ocurrido. No me sorprende en absoluto y no se me tache de antisantanderina, todo lo contrario.

Lo que se tiene que hacer, en mi humilde opinión, y debería estar haciéndose desde hace mucho, es plantearse la cultura a corto plazo, desde ya. Pensar en los verdaderamente válidos pintores, escultores, dibujantes, escritores, músicos..., que tenemos en nuestra ciudad ahora. Las grandes promesas que despuntan en un difícil campo de pruebas como es Santander, en la cual nadie sale a la luz por su trabajo, sino por su enchufe o su capacidad para estar más preocupado del trabajo de otros y no del propio. Apostar por caras nuevas, sí, pero por las que tenemos en Santander, que son varias, aunque las caras de siempre no las dejen asomarse al patio. Dinamizar espacios como el Palacio de Festivales, que da pena verlo, lo desaprovechado que está, o como el Museo de Bellas Artes (a ese, con perdón, sí que habría que meterle mano pero ya), inculcar la historia cultural que tiene esta ciudad: la afluencia de intelectuales que tuvo no hace tantos años, la marcada importancia de la Universidad de Verano, la belleza de la Biblioteca Menéndez Pelayo y su interminable fondo de sabiduría erudita, promover la presencia de los jóvenes y los no tan jóvenes en espacios tan bien planteados como la nueva Biblioteca Central. En definitiva, romper con las cadenas de los cuatro o cinco gatos que nos tienen aprisionados en la mediocridad de sus creaciones, y peor, de sus críticas, de las que ya empiezo a estar harta. 

Sobre todo porque no sé muy bien quién les ha dado autoridad para decidir sobre quién sí y quién no es cultura en esta ciudad, más que nada, porque no han dejado de dar palos ciego (con algún que otro acierto que se les ha escapado). 

A Santander lo que le hace falta es que la vivan en el 2010, el 2016 vendrá bien si sabemos trabajar el presente.

viernes, 6 de agosto de 2010

La aMarga destrucción del entorno urbano

Leo, con ninguna sorpresa, el martes pasado en el diario El Mundo (sección autonómica): OHL despide a toda la plantilla del distribuidor de La Marga. Parece ser que el señor don José Blanco (ministro de Fomento -qué fomenta aún no lo hemos descubierto) anunció que con esto de la CRISIS se iban a paralizar grandes proyectos de infraestructura en Cantabria y, entre ellos, ha resultado que nos dejan por concluir la Ronda de la Bahía y el Distribuidor de La Marga.

Pues bien, en éstas nos quedamos mientras, los que cogemos el trasporte público, seguimos viendo ese boquete que han dejado al lado de una Residencia que no sé ya cómo no se nos cae a cachos... con esas redecillas a los lados, y dos empalmes construidos deprisa y corriendo, que da pena verlo, tanto por dentro como por fuera...

Y no recuerdo si días atrás, días después o incluso el mismo día y el mismo periódico en que leí la noticia antes citada, he leído también que don Pepe hace las delicias de don Revilluca y nos van a poner AVE por Palencia.

Miren... Que están jugando con fuego. Una servidora, que muy tonta no es, ni muy inteligente, comienza a pensar: si hay dos obras comenzadas en esta nuestra infinitud cantabrista, dos obras que además, o bien son necesarias o bien nos han hecho creer que lo son (a mi modo de ver, al menos con La Marga, un poquito de ambas; bien es cierto que la Ronda es imprescindible, vistos los atascos que se montan en la autovía), y además el ministros de Fomento ya le había dicho a Revilla que ni con anchoas iba a convencerle de poner un AVE a Cantabria que pasara por Palencia y no por el País Vasco... ¿Qué tejemanejes se traen ahora con este cambio de planes? 
En mi casa me enseñaron siempre, aunque no siempre lo cumpla, aquello de: acaba una cosa antes de empezar otra. Y me van a permitir que de algún modo "eduque" a estos dos personajes del panorama político español y cántabro y les diga que hagan lo propio con las obras a acometer.

Soy asidua cliente del servicio ferroviario y les diré que aquí en Cantabria, ahora mismo, no necesitamos un AVE, de momento volar es pedir demasiado. Lo que queremos es que nuestro tren pueda ser una LIEBRE y no una TORTUGA, y para ello necesitamos que SE ARREGLEN CONVENIENTEMENTE LAS VÍAS FERROVIARIAS que van desde Santander a Reinosa, y los colindantes afluentes.

No saben (o igual sí) la de tiempo que se gasta en tren en ir de Reina a Santander (o el recorrido opuesto). No saben qué traqueteos se trae el cubículo, sobre todo en invierno, por esas vías que, aparentemente no difieren de las del resto del país... Y sin embargo, qué diferencia cuando pisas vías vallisoletanas, madrileñas o escoja usted la comunidad.

Por ello, ver pasar un Alta Velocidad por esas vías sería como apostarse la vida delante de un toro, mucho más prohibible sin duda lo primero en lo que a vidas humanas se refiere (y que conste, y aquí algunos me agarrarían de los cuernos, que a mí las corridas de toros me infundan un profundo desprecio en cuanto a lo que tiene de matanza y sufrimiento del animal -no entro a valorar en esta entrada qué me parece la prohibición catalana).

Por ello, como el tinglado de mejorar las vías no lo van a llevar a cabo... Les pido, señores míos, Blanco y Revilla, Revilla y Blanco (léase esto último con la melodía pegadiza de aquella serie de dibujos animados de Don Quijote de la Mancha), que dejen de estar al plato y a las tajadas. Que acaben lo que han empezado de una vez, que a mí, como ciudadana de Santander, me da vergüenza imaginar esa cicatriz que han hecho a La Marga, olvidada por los meses y los años de paralización, repleta de residuos de chavalerío que ya perdió la cobardía al ver que nadie vigilaba aquello y se sumó a los macrobotellones de la Resi; y que después, en algún momento, algún partido, decida tapar el hueco con tierra podrida y nadie recuerdo la de dinero, tiempo y molestias que se causaron para que después Revilla y sus anchoas, José Blanco y sus fomentos, acabaran por llevarse el ascua a su sardina.

VERGÜENZA

domingo, 18 de julio de 2010

Bitácora: Historia de lo nuestro (los libros y yo)

Es un proyecto ambicioso el que empiezo a pergeñar, con pocos medios instrumentales y económicos. Pero la idea surge, o empieza a tomar forma, con la lectura de las anécdotas que entorno a la edición permanecen en la memoria de Manuel Arce  y que recogió en su momento Julio Neira en su libro de Edición de Poesía Contemporánea para la UNED. Comenzó entonces a aparecer la posibilidad de introducir la cabeza en el mundo del libro ya no sólo por la creación sino también por la edición.
Y así, aparecen a partir del mes pasado, los Papeles de La palabra olvidada, que pretenden ser la catapulta para pequeños creadores y un divertimento para los más grandes.

Todo esto ocurre motivado también por el desamparo en que nos tienen confinados a los jóvenes escritores en esta tremenda ciudad que es Santander. Ocurre cuando los verdaderamente jóvenes ven cómo se llama "joven poesía santanderina" a los cuatro gatos de siempre que hace ya muchas décadas que hicieron la comunión. Y se da el caso de que una lanzadera como hubiera podido ser Santander 2016, no es más que una patraña de un tal Rafael Doctor que se ha traído a sus amigos de Madrid para suplir carencias (que aparentemente las hay, pero es porque sólo se busca en la superficie). Conozco yo a más de uno que bien pudiera estar dando al cara por su ciudad en lo que literatura se refiere, aunque bien es cierto que, aun con la juventud que tienen, han asumido ya que lo mejor es hacer mutis y medrar culturalmente en otros lugares. Pongo por caso a mi amigo Noé Ortega, al que espero poder engañar en algún momento y tenga el detalle de prestarme algún texto suyo para los Papeles.

También está aquella gente que tiene carreras literarias de envidiable calidad a la que se está dando y se ha dado de lado, precisamente por eso: su calidad.

En esta ciudaducha de patanes incompetentes que se hacen llamar escritores, periodistas, pintores y polifacéticos payasos (esto último lo digo yo), no hay cabida para nombres tan obviamente necesarios como el de Marián Bárcena, que también ha renegado de intentarlo (¿para qué?- pensará).

Así que, finalmente, viendo que todos los buenos a mi alrededor pierden la fe, no en sí mismos, sino en que Santander vuelva a ser lo que fue cuando la Generación del 27 se reunía aquí, cuando se daban aquellos maravillosos cursos de la Universidad de Verano, cuando Tudanca era un lugar conocido por todos; finalmente digo, sintiendo la necesidad de que alguien más mantenga algún pequeño aliento de esperanza y de fuerza contra estos enanos agigantados (de los que no doy nombres más por vergüenza que por miedo a represalias, vergüenza ajena, me refiero); sintiendo que alguien más debe permanecer, he emprendido esta pequeña senda de la edición, que acompañará a la que, si puedo, no perderé nunca: la de crear, mejor o peor, pero siempre con la idea de aprender y mejorar.

Y puesto que después no quedará de mí, aunque uno siempre lo quiera, más que restos de links en Google, comienzo también esta bitácora de anécdotas que espero sea más un aliciente que un cúmulo de quejas y desproporcionadas injusticias.

Vale.

miércoles, 23 de junio de 2010

Cuándo es el momento (Monólogos suspendidos X)

Hay asuntos, de todos es sabido, que nunca trataremos mientras dure una amistad/relación/contacto, y que sin embargo se mantienen latentes a cada paso, cada evolución; y que cada vez que algo va mal solemos tener rondando en la cabeza con mayor fuerza que en otros momentos. 
Tenemos la idea, pero no tenemos el valor de enfrentarnos a ello por lo que puede suponer de ruptura con lo que conocíamos, con la persona con la que mantenemos esa amistad/relación/contacto, o con cualquier otro concepto relacionado.

Por eso, resurge en nuestras cabezas con más motivación cuando algo está mal, porque nuestro subconsciente reconoce que es entonces cuando empeorarlo tendría una razón de ser, y no cuando todo está bien.

Y sin embargo, hasta que las cosas no van mal sin vuelta atrás, no somos capaces de sacar a relucir por entero esas cuestiones -antes, hemos podido insinuarlas o intentar introducirlas "naturalmente" en la cotidianidad de nuestra compañía para con el otro, pero nunca con evidencia tal que, siendo normalmente un tema controvertido, "el otro" haya querido hablarlo, más bien al contrario, "el otro" se guardaría muy mucho de sisear ni un sólo atisbo del asunto "conflictante". 

Por todo ello, como he dicho, hay cosas que nunca sabremos hasta que no terminemos nuestra relación con la persona de la que/por la que/con la que surgen nuestras pesquisas más duras. Por todo ello, nunca conoceremos a nadie hasta tal punto que cualquier cosa sea comprensible o de fácil asimilación con respecto a dicha persona. Por todo ello, nunca llegaremos a saber cómo somos nosotros mismos en las relaciones completas con los demás. Porque ocultamos y nos es ocultado, con mucha frecuencia, un continuo de contenido que efectivamente es decisivo para comprensión la de la personalidad del otro, siendo consecuencia de esto que "el otro" no es él mismo con nadie más, con nosotros tampoco, y nosotros no podremos ser nosotros mismos con ellos mientras quede algo de verdadera relevancia excluido de cualquier punto de discusión.



viernes, 18 de junio de 2010

Semántica

RENDIR


rendir v. tr.
  Vencer, ganar o someter un bando a otro en una guerra.
  Dar u ofrecer una cosa inmaterial, o someterla al dominio o influencia de algo o de alguien.
  Cansar mucho una cosa o una actividad a una persona.
  Dar fruto o ser de utilidad una persona o cosa.
 rendirse Tener que admitir o aceptar una persona una cosa, dándose por vencida.



Es curioso que ni las definiciones quieren doblegarse a la idea de rendición, y la ponen en último lugar, porque no han perdido la esperanza.

jueves, 20 de mayo de 2010

Monólogos suspendidos IX

Cuando sabes que nada va a solucionar ciertos problemas, que seguirán ahí siempre, de alguna forma presentes en los mejores y los peores momentos. Cuando hay cosas que no cambian, ni lo harán, porque al fin y al cabo, para el común de los mortales no parecen tan nocivas. Cuando ocurre esto, tienes dos opciones: cambiar tú... O respirar hondo y continuar fingiendo que te dan igual, hasta que te lo creas.

No tienes tú la culpa si en tus manos 
mi amor se deshojó como una rosa: 
Vendrá la primavera y habrá flores... 
El tronco seco dará nuevas hojas. 

Las lágrimas vertidas se harán perlas 
de un collar nuevo; romperá la sombra 
un sol precioso que dará a las venas 
la savia fresca, loca y bullidora. 

Tú seguirás tu ruta; yo la mía 
y ambos, libertos, como mariposas 
perderemos el polen de las alas 
y hallaremos más polen en la flora. 

Las palabras se secan como ríos 
y los besos se secan como rosas, 
pero por cada muerte siete vidas 
buscan los labios demandando aurora. 

Mas... ¿lo que fue? ¡Jamás se recupera! 
¡Y toda primavera que se esboza 
es un cadáver más que adquiere vida 
y es un capullo más que se deshoja!



Alfonsina Storni

martes, 20 de abril de 2010

The quality and manner of life of the reowned Don Quixote de la Mancha


At a certain village in La Mancha, wich I shal not name, there lived not long ago one of those odl-fashioned gentlemen who are never without a lance upon a rack, and old target, a lean horse, and a greyhound...

jueves, 11 de marzo de 2010

"Soledad", García Lorca

Soledad pensativa
sobre piedra y rosal, muerte y desvelo
donde libre y cautiva,
fija en su blanco vuelo,
canta la luz herida por el hielo.

Soledad con el estilo
de silencio sin fin y arquitectura,
donde la planta en vilo
del ave en la espesura
no consigue clavar tu carne oscura.

En ti dejo olvidada
la frenética lluvia de mis venas,
mi cintura cuajada:
y rompiendo cadenas,
rosa débil seré por las arenas.

Rosa de mi desnudo
sobre paños de cal y sordo fuego,
cuando roto ya el nudo,
limpio de luna, y ciego,
cruce tus finas ondas de sosiego.

En la curva del río
el doble cisne su blancura canta.
Húmeda voz sin frío
fluye de su garganta,
y por los juncos rueda y se levanta.

Con su rosa de harina
niño desnudo mide la ribera,
mientras el bosque afina
su música primera
en rumor de cristales y madera.

Coros de siemprevivas
giran locos pidiendo eternidades.
Sus señas expresivas
hieren las dos mitades
del mapa que rezuma soledades.

El arpa y su lamento
prendido en nervios de metal dorado,
tanto dulce instrumento
resonante o delgado,
buscan ¡oh soledad! tu reino helado.

Mientras tú, inaccesible
para la verde lepra del sonido,
no hay altura posible
ni labio conocido
por donde llegue a ti nuestro gemido.

Quiero volar, para soñar que es mejor así...


En recuerdo, entre otros, de Alberto Madrid, un baterista que realmente pudo dar más y más y que falleció en un accidente hará unos años. De hecho, con lo poco que yo sé de batería, este hombre siempre fue para mí uno de los mejores.



miércoles, 10 de marzo de 2010

EX-

Hay cosas que, por mucho que lo intentemos o lo queramos, nunca estaremos preparados para perder ni para dejar. Por eso, a veces, alguien tiene que hacerlo por nosotros

Monólogos suspendidos VIII (de nuevo divagando)

¿De qué absurda tradición cultural o familiar viene la denomiada acción de "hacerse el/la tonto/a".?
Es una práctica nada agradable que no sé muy bien de quién la aprendimos, o quién fue el primero en usarla. No me gusta, señores, no me gusta, tener que callar cosas que bien pudieran salir al aire con naturalidad.

Ese miedo, señores, ese miedo a causar males... Una expresión que me resulta igualmente incompresinble: el mal menor. ¿El mal menor? Eso tiene que ser un truco publicitario, nunca hay males menores, todos son enormes, y molestan y duelen, y separan... A mí no me engañan con eso de: como es una tontería, para evitar males mayores...

Pues no, no no y no, me niego. Los males, si están hay que atravesarlos, hay que arrancarles los pelos de cuajo, y que se queden calvos; y si no se pudiera, siendo el mal demasiado grande, habría que correr, pero nunca huyendo, correr hacia delante.

Todos los demás casos, son imaginarios, tras un mal menor viene la culpa, viene la preocupación, la duda... Viene de nuevo el "hacerse el tonto".

Por eso, creo fielmente en eliminar el miedo ante males mayores, porque, seamos sinceros, nunca se queda ahí... Siempre, siempre, va a más.

Y sin embargo, algo en mi interior, incomprensible el Hombre, me invita a continuar haciéndome la tonta... Pero, señores míos, todos sabemos que lo sé.


Fotografía cortesía de la Diputación de Valladolid, pincha aquí para seguir la url.

lunes, 1 de marzo de 2010

No creo que ahora importe...

27/VII/07 – 3/VIII/07

Para Biff Loman, en su 30 cumpleaños.

Quizá sea más fácil
olvidar estas palabras
aquí ahora mientras
la tinta esté fresca
O utilizarlas para
las cartas de amor que
no escribiré a quien
no supo amar

Pero el destino que
las guardo es éste
Es defender la locura
que nos mueve
a ti y a mí
nos gobierna
Es mantener el encuentro
fortuito entre nuestras obligaciones
Es conocerse en el arte
con que el aire moldea
los cabellos de dánaes ifigenias
o berenices
Es resistirse a encontrar
límites a los deseos

Estas palabras se detienen
a mitad de curva
entre confesión y complicidad

Y su mensaje habita dos almas perdidas


**He mantenido intacto este poema que he querido rescatar de la privacidad de una "chavaluca" que escribía hará casi tres años. La dedicatoria también está intacta, y el mensaje no deja de ser una declaración de intenciones, venga de quien venga, y fuera a quien fuera. Hoy más que nunca, reitero lo aquí dicho.**

El marido de la peluquera

domingo, 28 de febrero de 2010

Goya 2010

Pueda parecer un doramiento de píldora al estilo patrio, pero no, y la prueba está en que normalmente soy la primera en meterme con lo español, que lo vivo de cerca y cuando está mal, hay que decirlo.
Pero por lo mismo, cuando está bien, realmente bien, también considero que hay que decir algo, o escribirlo.
En esta mañana-tarde de sol en Santander, que voy a aprovechar para dar un estupendo paseo dominical... Ya lo estoy viendo, he estado viendo la gala de los Goya del pasado día San Valentín.
Primeramente, creo un punto a considerar y valorar la presidencia de la Academia por Alex de la Iglesia, sí señor, me quito el sombrero ante lo que ha hecho y dicho este hombre (que no siendo guapo, debe ser las voces graves que me encandilan -véase: Dani Mateo- pero me parece un tipo estupendo). Hará unos meses estuve en Madrid, allí le vi, cerca del km. 0, un tío alto, serio...
Me ha sorprendido gratamente la resolución de un nuevo camino en lo que al cine español se refiere. Ha dejado claro a todos los actores, directores y demás personal, que al fin y a la postre, todos ellos están prestando un servicio al espectador, que por fin es el verdadero motivo de la gala.
Aunque no han faltado, es cierto, miramientos ombliguiles. Pero esta vez el más llamativo es justificable: Pedro Almodóvar. A este hombre -del que poco bueno puedo decir últimamente- sólo se le convencía ofreciéndole un espacio excesivo en la gala, para que contara un poco lo que quisiera, eso lo entiendo, Pedro tiene un ansia de atención que ni la Belén Esteban. Pero hasta eso lo ha hecho bien Alex. Ha conseguido una reconciliación (aunque fuera para el público) entre dos antagonistas desde hace tiempo. Lo aplaudo, sinceramente.
Como también aplaudo el Goya de honor a Antonio Mercero, que padece alzheimer. Ha sido un momento de mucha emotividad.
La otra cara de la moneda no es mala, tampoco, Andreu Buenafuente. Que por lo normal no me cae ni bien ni mal, me parece un tipo sin el cual se puede vivir, pero lo ha llevado bien... Es un buen presentador. Lo han resuelto todo con gracia y sin cansar.
Lo que sí he echado en falta es una figura femenina potente... Nada de caritas monas, como Goya Toledo o Penélope Cruz (alguien sabe por qué sigue siendo tan aplaudida...), ni de señoronas de toda la vida, academicistas, como Sardá y Paredes. Me refiero a una figura femenina de gran alcance -podrían haberle ofrecido a Maribel Verdú (a la que tanto enfocan) un pequeño papelillo en la presentación, pero estaba nominada-. A mí Carmen Machi me dejó un sinsabor que qué se yo... No me llega esa mujer, no me llega.
Pero en general, todo estupendo, pero si hasta han conseguido que Luis Tosar no me de repelus... Después de Celda 211 y de aquella otra película... ¿Te doy mis ojos?, le había cogido una tirria que pa' que... Raúl Arévalo, otro actor a mencionar, me parece un muy buen ejemplar del cine español, desde sus comienzos.
Meter un poco la pata, aunque ellos mismos lo reconocen, es nominar a Soledad Villamil como actriz revelación, cuando es una mujer que llevar más años en el cine que muchos de los allí presentes.
Personajes ausentes: Ricardo Darín y Daniel Sánchez Arévalo (que no sé si estaba, pero me hubiera gustado que una de tantas veces que se le menciona, apareciera en pantalla, por su gran trabajo con Gordos).
Grandes trabajos que se han quedado sin premio: Antonio de la Torre, me sorprendió muchísimo este actor al que no conocía, en Gordos hace un papel espectaluar, espectacular también su interpretación; Leticia Herrero, también me gustó mucho su papel, muchísimo; Ricardo Darín, ya mencionado y del que nunca hace falta decir mucho, gran actor; Pilar Castro, que hace un excelente papel muy complicado en la película de Sánchez Arévalo...
Esperemos que toda esta buena gala de los Goya 2010, sirva para que los Oscar no nos parezcan tan injustos como de costumbre; teniendo en cuenta, además, que Hugh Jackman, muy a pesar nuestro, no va a volver a presentarlos. Y yo, personalmente, espero que Penélope Cruz NO gane un nuevo Oscar, porque sería tan inmerecido como el anterior, y más teniendo en cuenta que en las dos ocasiones competía y compite con actrices infinitamente mejores que ella.

sábado, 27 de febrero de 2010

No me extraña que el "man" esté "single"


Ya sabemos que en España no tenemos sentido de la belleza, pero me parece ya mucho esperar a que llegue la información veraz al oído del ciudadano.

Supuestamente, la primera película de Tom Ford, A single man, se estrenó el día 12 de este mes en Madrid, con la presencia del propio director/diseñador y su modelo/actor fetiche, Jon Kortajarena.
Pues bien, díganme las empresas y las industrias fílmicas, en qué puñetero cine puedo yo comprar una entrada para ver A single man.
En Santander, desde luego, en ninguno. Pero, ¿en Madrid? Estoy buscando y rebuscando un cine en el que pueda comprar entradas para dicha película, y naranjas de la China.
Qué ocurre, ¿no les gustó la película? Ese no es mi problema. Yo siempre pensé que cuando se estrenaba una película empezaba a aparecer en la cartelera de los cines, pero ya veo que no.
Y están jugando a la desinformación en este caso. Que si se estrena, que si no sé qué... ¿Dónde está? Resulta que a mi actor favorito, o uno de mis favoritos, le dan un Bafta y un León de Oro por esta película y yo no puedo opinar, no puedo disfrutar de Colin Firth... Y no entiendo por qué. Sin embargo, me tengo que tragar a la siempre horrenda actriz de Vicky Cristina y Barcelona, siempre horrenda película, Penélope Cruz. Porque todas y cada una de sus películas son estrenadas con clamor en los cines españoles... Ahí, haciendo gala de lo patrio, aunque sea lo peorcito que hemos dado al mundo del cine, sacaremos tajadilla.

Pues ya podrían haberle dado un cameo a Pe en esta película, y me hubiera asegurado que hace dos semanas hubiera yo visto y revisto tantas veces como hubiera querido A single man. Que el pobre, no me extraña que esté soltero, y así quieren que siga...

sábado, 13 de febrero de 2010

Fry and Laurie: genios de la comedia, antes de la FOX

Como se lee en el título. El atrayente e irónico Doctor House y el Doctor, ahora chef, Gordon Gordon de Bones eran, antaño, una pareja cómico digna de los grandes sketches de los Monty Python. Aquí, dos ejemplos "descacharrantes":

miércoles, 10 de febrero de 2010

Todo a merced del público imperante

Como todo hijo de vecino, acostumbro a vivir experiencias más o menos cotidianas. Lo típico: vengo, traigo, compro, hago, visito, hablo...
Pues bien, viene siendo un suceso de rigor que todo lo que se habla con la gente del entorno acabe siendo conocimiento de gente out off-entorno. Mis experiencias, por cotidianas que sean, deben tener el trato de no ser, una por una, milimétricamente, al dedillo que se dice, comunicadas a los conocidos, amigos, queridos, compañeros, de las personas que o bien han vivido esos acontecimientos conmigo, o bien han sido partícipes de una conversación en la que yo he comentado el suceso.
Porque una se plantea la posibilidad de que la intimidad haya desaparecido, y que reza todos los días para que sólo sea conocimiento del público imperante la experiencia cotidiana, y que la gente del círculo íntimo no acabe por contar cosas de las que se prefiere guardar una estricta confidencialidad.
Por otro lado, es entonces, cuando suceden estas cosas de las que darse cuenta a tiempo, que cuestionas la validez de las relaciones que ostentas para con tus allegados. Si aquella/s persona/s que consideras íntimas comparten las experiencias que vives con ella/s con otras personas, quizá sea que esas otras personas son aun más íntimas e importantes que tú. Porque eso sí, está claro que cuando tú le cuentas a alguien toooodo lo que haces con los demás, es porque ese alguien es importante para ti.
Conclusión: si alguien te toca los c******s con eso, lo mejor es que dejes de comentar y vivir experiencias con él/ella. Y así te evitas ser su tema de conversación con otras personas, o que te utilice para sus peripecias diarias. Asimismo, evitas que cuando te presentan a esas personas " a las que tú no conoces pero tu interlocutor sí" sepan más de ti que tú mismo, sólo por lo que se ha hablado de ti, y te digan: "No no, si yo ya te conozco" o "Me han hablado mucho de ti" (Y por qué a mí no de ti).
Hasta la vida privada está a merced del público imperante. Yo prefiero que, de ser así, se me paguen derechos de autor.

domingo, 31 de enero de 2010

La exclusividad a la cabeza de la cultura

No es que lo haya comentado ayer por primera vez, ni mucho menos, estos conceptos vienen ya de largo, desde que empezó a interesarme la cultura como un bien a recuperar. Sí señores, digo recuperar, como lo leen.
Y lo digo así porque en esta ciudad (y me quedo en casa, pero escandalizados los ojos que miran hacia otros lares) la cultura ha sido lapidada. Tenemos la suerte de que día a día parece que surgen pequeños resquicios de cultura, en personas concretas (nada de instituciones) que vienen sin contaminar de su propia creación virgen; lamentablemente, la pretensión de exclusividad derrumba las intenciones, las puras intenciones de estos nuevos creadores. La gente ya no sueña, carga desde el principio con los pesares de los MALOS CREADORES que se dedican a destruir lo que crean los demás.
Estos dos términos, exclusividad de la cultura y malos creadores, están íntimamente relacionados. Pues se da el caso de que la exclusividad de la cultura en esta ciudad está en poder de los malos creadores. Y ya me dirán en manos de quién iba a estar si no.
Los verdaderos creadores no sólo no tienen problema con que sus congéneres hagan lo propio, "au contraire", están encantados, desean que la cultura prolifere, crezca, madure, se pueda disfrutar verdaderamente en grupos humanos que se desconocen, sólo unidos por el gusto común, por la sensibilidad al arte... Y no porque Menganito me dijo que Fulanita tenía que estar metida en esto de la cultura, porque me hizo un favor (en otro momento te digo de qué tipo) y hay que hacerle un hueco; - Pero Zutanito, por favor, que Fulanita es una pésima artista, eso lo ve hasta Revilla; - Ya lo sé ya, pero desde mañana esto es la crema de la intelectualidad, diga quien lo diga... Y vaya crema.
Y Fulanita, Menganito, Zutanito y el otro son siempre las mismas personas (bajo anonimato aquí para evitar que los identifiquen y los metan en la cárcel). Cárcel porque es de crimen hacerle esto a la Cultura. Aquello de Groucho de llegar a las más altas cimas de la miseria es verídico y comprobable. Tengo amigos que pudieran ser grandes creadores, reconocidos y apreciados (y no sólo por lo humildes y simpáticos que son, porque eso es muy subjetivo). Pero la "culturatería" de Santander lo hace imposible.
Y esta "culturatería" se compone de personajes "ennobiliariciados" (dícese de aquellos personajes que se quitan nombres o apellidos o lo que haga falta, y se incrustan tres o cuatro "de" o algún que otro guión para decir que vienen de la alta nobleza, como hace unos siglos, ya saben); de personajes que se dedican a otro tipo de negocios (sobre todo personajas, aunque me toque de lleno en el género); rapiñas o, más bien, "garrapiñas" más atentas a los esputos creacionales del prójimo que a los propios... y perdónenme la metáfora.
La única salvación es que, hasta el momento, la culturatería sólo dispone de dos ojos y dos manos para retener las buenas obras, y de vez en cuando se escapan los ratoncillos creadores por entre los dedos y las pestañas de estos individuos. De vez en cuando, y hay que saber verlo, podemos disfrutar de verdadera cultura. Y para mí, sin necesitarla, ESA CULTURA ES LA QUE TIENE LA EXCLUSIVIDAD.

También en: http://lapalabraolvidada.wordpress.com/2010/07/18/la-exclusividad-a-la-cabeza-de-la-cultura/

sábado, 23 de enero de 2010

Hope For Haití Now

Leo en un foro, no sin cierta sorpresa, que una mujer ha tenido intención de donar una cantidad de dinero desde su banco para los afectados por el terremoto en Haití. Leo también, de ahí mi sorpresa, que la chica del banco que la atendía, recibiendo órdenes, le ha dicho a la pobre mujer y su buena intención que donar conlleva 7 euros de gastos por trámite "porque transferir dinero tiene un impuesto, aunque sea una donación para un desastre".
Es triste, es muy triste. Que mi compañía de telefonía móvil me escriba, bien para ofrecerme un tarifa nueva (y sus gastos), bien para decirme que si mando un sms a tal sitio dono casi 2 euros por la causa de Haití. Y yo no me siento nada mal por no hacerlo, porque sé que eso no es ayudar.
Para mí, si pudiera, ayudar sería echarme la mochila a la espalda y mover escombros de aquí para allá, buscando supervivientes. O al menos, saber que en Haití se está haciendo algo. Porque por mucha comida que llegue, parece que ésta no llega a quien debería.
Se están conjurando en esta tragedia un montón de asuntos turbios que a mí me generan rechazo. Y el reflejo de esos asuntos turbios es que tu banco se quiera lucrar por donar dinero para una buena causa...
Es curioso que a Haití hayan llegado antes los periodistas que la ayuda (que bien podría haber ido la una con los otros en el mismo paquete). Ese dinero que se paga al periodista para que cubra una noticia, bien podría haberse dedicado a los damnificados, ¿o no?
Ahora, en un pequeño foco de esperanza (aunque ya no sé si está todo preparado), los grandes actores, directores y demás artistas en L.A., se han unido para recaudar fondos en un programa que se ha retransmitido ayer denomidando "Hope for Haití Now". Brad Pitt, George Clooney, Clint Eastwood, Matt Damon, Julia Roberts, Steven Spielberg, Steve Wonder, Sheryl Crow, Beyoncé, Rihanna, Jay-Z, Shakira, Sting, Robert de Niro, Morgan Freeman, Jack Nickholson, Keith Urban, Bill Clinton... Todo unidos en un "teleton" para recaudar los fondos de los espectadores que deciden llamar y donar por la causa de Haití.
He podido echar un vistazo al programa, cuyas canciones serán vendidas a 99 céntimos por itunes. De entre ellas, y para hoy, rescato esta colaboración entre Beyoncé y Chris Martin (voz y piano) de la canción "Halo" de la artista.

Relacionados

Related Posts with Thumbnails